Participa

Concurso de Fotografía Documental – Los trabajos y los días

“Los Trabajos y los días” es un sueño por hacer de esas vidas calificadas o sencillas, enaltecidas o rebajadas a la humildad o a la sumisión, una experiencia que es digna, la cual debe ser reconocida, valorada y remunerada de manera justa y digna.

El Concurso Latinoamericano de Fotografía Documental “Los trabajos y los días”, tuvo su primera versión en 1994. En ese entonces se llamó Concurso de Fotografía Documental “Los trabajos del hombre”. La apuesta de Jairo Ruiz Sanabria (director del concurso) y de la Escuela Nacional Sindical, es lograr “una mirada creativa sobre el mundo del trabajo, centrándose en el hombre o en la mujer como protagonistas del proceso laboral”. En 1997 pasó a denominarse como hoy se conoce, y el objetivo sigue siendo documentar las actuales formas de expresión del trabajo en el país.

En poco más de dos años comenzaron a llegar imágenes desde otros países, pero es en el 2004 cuando se decide que el concurso debe tener una connotación latinoamericana, y cuya propuesta implícita, sea documentar, mirar y reflexionar sobre las condiciones del trabajo de este continente.

Hoy caben en el concurso el fotoperiodismo y la fotografía conceptual, pueden utilizarse intervenciones sobre la imagen, pero se espera que haya una reflexión sobre el ser humano y su quehacer productivo, donde el protagonista de la imagen sea la persona como sujeto fundamental del proceso laboral y que para la elaboración de la obra se parta de hechos reales. Por eso la insistencia de respaldar la imagen con un texto que dé cuenta del personaje y la situación.

En cuanto a la temática, con el transcurso del tiempo también se han configurado varias categorías. Primero se recibían imágenes que hablaran del trabajo en general, con el tiempo se decidió premiar por aparte las imágenes que dieran cuenta del trabajo que realizan las mujeres y de aquellas que mostraran la situación de los niños y niñas trabajadoras. Hoy se ha configurado una nueva categoría que muestre las situaciones de conflicto de los trabajadores organizados.

Ahora, la selección del Concurso Latinoamericano de Fotografía Documental “Los trabajos y los días”, con el fin de evidenciar las situaciones del trabajo en este continente, busca, a través de cinco categorías, que estas imágenes den cuenta de:

  1. las grandes labores de las mujeres en la categoría “Mujeres trabajadoras”
  2. la situación, muchas veces precaria, de los y las niñas en “Niñez “Trabajadora”
  3. las grandes y pequeñas labores que se realizan con la categoría “Hombres trabajadores”
  4. mostrar la nueva configuración de la globalización con la categoría de “Trabajos migrantes”, y
  5. fotografías sobre conflictos laborales en Latinoamérica, en las que se documente la actividad gremial de las organizaciones sindicales y de sus dirigentes.

En estos veinte años nos hemos encontrado con el esfuerzo de fotógrafos y fotógrafas que con sus imágenes y percepciones, convertidas en narraciones, han reconfigurado un mundo que creemos cotidiano y rutinario, pero que gracias a esa mirada, convierten las vidas sencillas y los rostros anónimos en historias casi fantásticas, en experiencias únicas e irrepetibles, ricas, dignas e importantes.

El concurso no pretende mostrar las pobrezas latinoamericanas, no es un elogio de la miseria; es mirar la realidad, reivindicar el valor, el sacrificio o la imaginación, la libertad y la dignidad, la vida dura y difícil si, pero merecedora de reconocimiento por tanto heroísmo en la lucha por sobrevivir. Los rostros de estas mujeres, niños y niñas, hombres y migrantes, son los rostros de héroes latinoamericanos de carne y hueso.

Con estas cientos de miradas de fotógrafos, se demuestra la necesidad urgente de reconocer a trabajadores y trabajadoras en dignidad y derechos, en la necesidad apremiante de luchar por el trabajo decente y la vida digna para todos y todas.

“Los Trabajos y los días” es un sueño por hacer de esas vidas calificadas o sencillas, enaltecidas o rebajadas a la humildad o a la sumisión, una experiencia que es digna, la cual debe ser reconocida, valorada y remunerada de manera justa y digna.