EnglishPortuguêsEspañol

Diego Tapasco- Baquiano COLOMBIA

Baquiano

Seleccionado Trabajo Rural en Colombia

Diego Tapasco

COLOMBIA


En julio de 2017, tuve la maravillosa oportunidad de ir a documentar parte de un festival de teatro, en una de las más retiradas veredas del municipio que me ha visto crecer, El Porvenir. Su caudaloso, serpenteante río es el más cristalino que haya visto hasta hoy, el Río Melcocho, empotrado entre vastos cañones, limitando así municipios del oriente como: El Carmen de Viboral, San Francisco y Sonsón.

El festival sería llevado a la comunidad que habita este grandioso cañón, gente con una calidez humana insuperable, sonrisas contagiosas, y algo muy importante, viven el presente como nadie más. Una comunidad que te enseña el compartir lo más mínimo, el disfrutar del entorno sin causar daño, cuidando su vegetación y río como la misma vida.

Este paraíso estuvo escondido por años. Fue hostigado por la abrumadora violencia de finales de los 90, hasta mediados de 2006, donde algunas familias tuvieron la valentía de retomar sus tierras y volver a sembrar esperanza en sus hogares.

Cabe resaltar que la visita de dicho lugar, debe ser con previo aviso a sus comunidades (y actualmente con mayor razón, C19).

Un pequeño resumen del recorrido. Abordamos Chiva desde el municipio de El Carmen de Viboral y esta nos traslada a través de la autopista Medellín-Bogotá hasta la vereda El Retiro aproximadamente a 3 horas de recorrido; De allí hay dos opciones: caminar o alquilar caballo, de lo que muchos lugareños viven actualmente. El siguiente recorrido, hasta la escuela de El Porvenir, son aproximadamente 4.5 horas más, por selváticos caminos de herradura, y con unos paisajes que te dejan perplejo, como el de la fotografía presente. Era una escena que sé, jamás volvería a presenciar. Ni en mis siguientes viajes allí. Este baquiano apareció en su justo momento, no solo por la escena que me llevaría de por vida, si no por que fue él y su compañero de 4 patas, quienes nos desenmarañaron el camino y ayudaron a llegar a nuestro destino, nos sentíamos perdidos.


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *